lunes, 29 de enero de 2018

EL PERICAZO SARNIENTO (SELFIE CON COCAÍNA)






Por Javier Hernández El Abuelo
Twitter @abuelo_1176







Carlos Velázquez oriundo de la ciudad de Torreón público su más reciente libro en noviembre del 2017 son ensayos y crónicas personales en el cual nos platica su relación tormentosa con la cocaína, obra muy arriesgada en la cual se expone plenamente con todos sus vicios y demonios, no busca culpables, tampoco se justifica, solo deja bien claro que en cuanto probo el polvo en su juventud supo que había encontrado la compañera perfecta con la cual ir por el mundo y de ahí en adelante no hubo poder humano que lo alejara de ella, como el la describe es una novia celosa y exigente. Cigarro, alcohol, sexo, marihuana, comida, video juegos o lo que cada quien escoja para hacer esta realidad más llevadera en el caso del escritor fue el llamado chichiflin, el pascual, el fifi o la caspa del diablo lo que lo sedujo y desde que la probo no la ha dejado, por mucho es la relación más duradera del protagonista como lo cuenta en la publicación.


Desde que leí “I am Ozzy” no me había reído tanto con un libro, algo que ocupa bastante el narrador es el sarcasmo, la ironía y el humor negro y no se está tratando de hacer el chistosito simplemente se sabe reír de el mismo cosa que le ha ayudado bastante no solo en la relación con sus vicios sino en su carrera como escritor. Narra desde su niñez que fue bastante difícil ya que se tuvo que poner a vender chicles en la calle desde los ocho años cosa que nunca lo desanimo o lo detuvo y conforme fue creciendo entendió que había que generar dinero ya que la cocaína no es nada barata. Pastas, tachas, mota y peyote fueron algunas de la drogas que probo pero con ninguna hubo buena conexión, solo el alcohol ha sido parte importante de su vida. El no sufre su adicción, si ha tenido momentos de crisis muy fuertes de las que por suerte no ha llegado al hospital, la cárcel y menos a la tumba, desde la guerra contra el narco y el nacimiento de su hija comenzó a moderarse en su consumo, ya que siempre fue muy atascado como el mismo lo indica. Toda su obra sirve para entender que la literatura no tiene por qué ser aburrida, que se pueden hacer libros bastante interesantes y honestos sin la necesidad de usar palabras muy rebuscadas y haciendo las narrativas muy azotadas, algo que ha caracterizado a Velázquez a lo largo de sus publicaciones es la sencillez con la que ocupa el lenguaje y que con muy pocas palabras dice mucho, deja que los personajes sean los que se describan de manera práctica y contundente. Es por eso que el autor ha ganado muchos lectores en tan poco tiempo y llego a incomodar y tocar fibras sensibles en la literatura de nuestro país. Libro muy recomendable para todo aquel que no sepa cómo hacer más llevadera su adicción, no les va a dejar una moraleja y mucho menos los tratara de hacer cambiar de opinión, simplemente los ayudara a aprender a vivir con ella. De la editorial “Cal y Arena” ya lo pueden encontrar en todas las librerías del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario